De los mejores hoteles el parador de Cuenca se levanta sobre un antiguo convento de dominicos en el siglo XVI, está situado frente a Casas Colgadas en plena Hoz del río Huécar de Cuenca y forma parte del conjunto monumental que tiene la ciudad de Cuenca, veamos más cosas sobre el parador de Cuenca.

La ubicación del hotel parador de Cuenca hacer perfecto una visita desde las ciudades más próximas como es el caso que se puede acceder a él desde Madrid a través del desvío a Tarancón o si vas de Valencia. Por Motilla del Palancar.

Una vez en Cuenca el parador es el sitio te permite disfrutar de un paisaje singular y hermoso, de inmejorable vista, incluso desde sus habitaciones tendremos unas esplendidas visitas a la hoz del Huécar.

Un buen hotel en Cuenca

Lo tiene todo para ser el mejor hotel en Cuenca como bien siendo algo habitual en los paradores de turismo tiene la mejor ubicación para conocer la ciudad, en este caso el parador de Cuenca esta en pleno centro teniendo un acceso casi directo al puente colgante de San Pablo, hecho de hierro fundido, que atraviesa el río con dirección a Casas Colgadas.

hotel en Cuenca

El parador de Cuenca antiguamente fue un convento y ahora destaca por estar integrado en la red de paradores de turismo en España, incluso es uno de los monumentos más visitados de Cuenca.

Todos los componentes arquitectónicos del Parador Cuenca se respetaron de forma rigurosa, las zonas históricas, con el afán de entroncar el pasado con el presente.

De esta manera en el hoy hotel parador de Cuenca lo que ayer fue un Refectorio, tuvo como destino el comedor, restaurado y magníficamente artesonado y su original pulpito. La Sala de Estudios ahora es un Salón Vicenciano con un balcón tribuna de bellísima vista.

Parador de Cuenca hotel

Más datos sobre el Parador de Cuenca hotel y como su Sala Capitular se convirtió en una muy acogedora cafetería, parte del techo contiene pinturas que representan a los santos Tomás, Francisco y Domingo, lo que da al hotel parador Cuenca un toque de solemnidad único que no encontrar en otros hoteles en Cuenca.

Razones demás de que todo esto lo convierte en un parador de gran encanto, impregnado del ambiente conventual que lo envolvió durante siglos, pero con toda la calidad de un hotel de 4 estrellas.